Qué es el Mantenimiento Autónomo

Bama Mantenimiento Qué es el Mantenimiento Autónomo
Qué es el mantenimiento autónomo

Qué es el Mantenimiento Autónomo

El Mantenimiento Autónomo es una estrategia que traslada a los operarios la responsabilidad del mantenimiento básico de sus equipos. 

Esta práctica se fundamenta en la idea de que nadie conoce mejor las máquinas que quienes las operan a diario

Involucrar a los operarios en tareas como la limpieza, la inspección y la lubricación de los equipos, no sólo mejora la eficiencia operativa, sino que también se fomenta un sentido de propiedad y responsabilidad.

Relación del mantenimiento autónomo con los otros pilares del TPM

El Mantenimiento Autónomo o Jishu Hozen, es en sí mismo uno de los 8 pilares que conforman el TPM (Total Production Maintenance). Pero además, se ha consolidado como una pieza clave dentro de esta filosodía , ya que interactúa y fortalece a los otros pilares, creando una sinergia que conduce a una mayor eficiencia operativa, reducción de costes, y mejora continua en la producción

Por ejemplo, en lo referente a las mejoras enfocadas o Kobetsu Kaizen, el mantenimiento autónomo ayuda a encontrar oportunidades de mejora ya que nadie mejor que quien está a pie de máquina para detectar aspectos de mejora y proponer soluciones prácticas e innovadoras.

En el apartado o pilar Mantenimiento de Calidad o Hinshitsu Hozen, los trabajadores implicados en la fabricación, son los más indicados. Para ellos es más directo identificar las diferentes causas de los defectos de fabricación. Problemas de maquinaria, de materiales, de metodología o incluso del personal de operaciones, constituyen detalles que pueden mermar la calidad de la producción.

En el ámbito del mantenimiento preventivo, quien está familiarizado con los equipos es el primero en detectar una vibración o sonido anómalo. Asociarlo a un defecto de lubricación, a un tornillo aflojado o incluso a una herramienta desgastada, es la labor del pilar del Mantenimiento Autónomo. De ahí el refuerzo que representa este tipo de mantenimiento a la hora de prevenir averías.

Beneficios del Mantenimiento Autónomo

Visto lo visto, no es complicado deducir los innumerables beneficios que aporta el Mantenimiento Autónomo a la hora de mejorar las tareas de mantenimiento en una empresa. No obstante las más destacadas son:

Mayor tiempo de actividad de los equipos

El mantenimiento autónomo permite detectar y solucionar problemas menores antes de que se conviertan en fallos graves, asegurando que los equipos estén operativos por más tiempo y reduciendo los tiempos de inactividad inesperados.

Aumento de la vida útil de los equipos

Al realizar un mantenimiento regular y preventivo, se minimiza el desgaste y se prolonga la vida útil de las máquinas, evitando reemplazos costosos y mejorando la rentabilidad de la inversión.

Mejor utilización de los recursos

Al capacitar al personal para realizar tareas de mantenimiento básico, se optimizan los recursos humanos y materiales, permitiendo que los técnicos especializados se concentren en problemas más complejos y estratégicos.

H3 – Mejora de la seguridad en el trabajo

El mantenimiento autónomo contribuye a un entorno laboral más seguro al identificar y corregir condiciones peligrosas de manera proactiva, reduciendo el riesgo de accidentes y mejorando el bienestar de los empleados.

Mejora continua

Implicar al personal, fomenta una cultura de mejora continua donde los empleados están constantemente atentos y ajustando los equipos para mantener un rendimiento óptimo, impulsando la eficiencia y la innovación en el proceso productivo.

Cómo implementar el Mantenimiento Autónomo en tu empresa

El Mantenimiento Autónomo se implementa involucrando a todos los empleados en el cuidado y mantenimiento de los equipos. Esto se lleva a cabo en cuatro pasos básicos:

Identificación

Primero se identifican las tareas de mantenimiento básico que pueden realizar los operarios. 

Formación

Se les proporciona la formación necesaria para realizar esas tareas de manera segura y efectiva. 

Planificación

Después, se establece un plan de mantenimiento periódico que incluya inspecciones regulares y acciones correctivas simples. 

Motivación

Finalmente, se fomenta una cultura de responsabilidad compartida donde todos se sientan responsables de mantener los equipos en óptimas condiciones.

4 Herramientas básicas en el Mantenimiento Autónomo

Prácticamente, todo está inventado. El arte recae en observar y aplicar. Éste es el caso de estas cuatro herramientas o técnicas para llevar a cabo un mantenimiento autónomo de forma eficaz y con garantías:

Listas de Verificación

Las listas de verificación son herramientas simples pero efectivas que ayudan a los equipos a realizar tareas de mantenimiento de manera consistente y completa. Estas listas detallan los pasos específicos que deben seguirse durante el proceso de mantenimiento, asegurando que ninguna tarea importante se pase por alto. Además, facilitan el seguimiento y la documentación de las actividades realizadas, lo que es crucial para mantener registros precisos y evaluar la efectividad del mantenimiento autónomo a lo largo del tiempo.

Gráficos de Control

Los gráficos de control son herramientas visuales que permiten comprobar el desempeño de los equipos y detectar posibles problemas o tendencias no deseadas. Estos gráficos muestran datos relevantes, como la frecuencia de fallos, los tiempos de inactividad y otros indicadores clave de rendimiento, en un formato fácil de entender. Al analizar regularmente estos gráficos, los equipos pueden identificar patrones y tomar medidas preventivas antes de que surjan problemas mayores, lo que contribuye a mejorar la confiabilidad y la eficiencia de los equipos.

Planes de Mantenimiento Preventivo

Los planes de mantenimiento preventivo son guías detalladas que establecen las actividades de mantenimiento programadas que deben llevarse a cabo en cada equipo. Estos planes incluyen información sobre las tareas específicas que deben realizarse, la frecuencia con la que deben llevarse a cabo y los recursos necesarios para completarlas. Al seguir estos planes de manera meticulosa, los equipos pueden reducir el riesgo de averías inesperadas y prolongar la vida útil de los equipos, lo que resulta en un mayor tiempo de actividad y menores costes de mantenimiento a medio y largo plazo.

Análisis de Causa Raíz

El análisis de causa raíz es una metodología estructurada para identificar las causas fundamentales de los problemas de mantenimiento y eliminarlos de forma permanente. Al investigar a fondo cada incidente o avería, los equipos pueden determinar las causas subyacentes y tomar medidas correctivas efectivas para evitar que vuelvan a ocurrir en el futuro. Esta herramienta no solo ayuda a resolver problemas de manera rápida y eficiente, sino que también promueve una cultura de mejora continua dentro de la organización, donde se aprende de los errores y se busca constantemente la excelencia operativa.

Cómo medir y evaluar el rendimiento del mantenimiento autónomo

Mediante las herramientas expuestas en el punto anterior, es posible realizar un seguimiento de todas las acciones acometidas desde la estrategia de mantenimiento autónomo.

Sin embargo, poder establecer una comparativa de costes de reparación, averías, paradas no planificadas, accidentes y calidad de producto, antes y después de la implantación del mantenimiento autónomo, representa los mejores indicadores de evaluación de esta estrategia.

Si tienes dudas, necesitas más información y te planteas cómo dar el primer paso para implantar en tu empresa un sistema de mantenimiento autónomo, ponte en contacto con nosotros y te atenderemos con sumo gusto.