Automatización industrial | Bama Sistemas

Actualidad

Aprovecha al máximo tus inversiones en automatización industrial

miércoles, 8 de junio de 2022

En la actualidad, y desde hace pocos años, estamos siendo testigos de la cuarta revolución industrial: la de la industria 4.0. Poco a poco las empresas han ido tomando conciencia de la importancia de actualizarse, introduciendo en sus procesos productivos y logísticos sistemas automatizados. No importa el sector al que pertenezcan, la automatización, robotización y digitalización es imprescindible si quieren seguir siendo competitivas y tener proyección a largo plazo.

Desde que el desarrollo de la inteligencia artificial y la robótica se popularizó y alcanzó a todas las esferas de la sociedad, las empresas que han sabido aprovecharlo han podido impulsar su eficiencia, optimizando sus recursos y reduciendo los costes de sus operaciones, aumentando así sus beneficios. Aunque muchos empresarios tienen cierta reticencia inicial a realizar la inversión en este tipo de soluciones, las ventajas competitivas y operativas que aportan son tantas que vale la pena conocer cómo aprovecharlas al máximo para sacarles el máximo partido y no dejar de lado una herramienta tan potente por miedo al desembolso inicial.

 

Reduce tus costes de producción

Una de las principales ventajas de la automatización y, quizá, la más valorada por las empresas que ya cuentan con ella en sus instalaciones. La robótica y los softwares que permiten automatizar los procesos y operaciones de una industria logran aprovechar los recursos al máximo, sacándoles mayor partido y permitiendo llevar un control de los costes y tiempos que cuesta producir cada cosa o realizar cada tarea. De esta manera, se pueden tomar decisiones de manera más efectiva, a la vez que se distribuye de forma más eficaz la carga de trabajo de los operarios.

Este control ayuda, además, a descubrir oportunidades de ahorro que pueden surgir y que no se detectan al realizar las tareas de manera manual. Por último, la automatización permite reducir los costes que van asociados a los fallos o tiempos de espera por errores o taras, ya que llevan un control del estado de la maquinaria y su desgaste, anticipándose a problemas futuros o detectando errores antes de que sea demasiado tarde y afecte de manera grave a la producción y los tiempos de entrega.

 

Aumenta la productividad y el rendimiento

Otro de los motivos por los que cada vez más empresas cuentan soluciones automatizadas. La robótica y la automatización permiten producir o realizar tareas durante 24 horas, al mismo ritmo y con el mismo nivel de calidad. Las funciones que realizan son repetitivas, lo cual convierte en tedioso el trabajo manual. Gracias a este tipo de máquinas, los operarios pueden realizar trabajos más especializados o que no sean tan mecánicos, aprovechando su destreza y conocimientos.

Por otro lado, las soluciones automatizadas ofrecen una monitorización constante que, como hemos comentado, logra que se reduzcan los fallos al mínimo a la vez que eliminan el error humano, tan común en puestos en los que el operario desempeña la misma labor durante horas. Pero además, logran aumentar la productividad y el rendimiento de los propios trabajadores, ya que este tipo de soluciones mejoran la ergonomía de los puestos de los operarios, haciendo que además de cómodos sean seguros.

Por último, las soluciones automatizadas tienen una gran ventaja: pueden diseñarse a medida. Esto significa que están creadas para cubrir las necesidades concretas de la empresa para la que son ideadas, presentes y futuras. Con ello, se aprovecha al máximo el espacio físico disponible gracias a su flexibilidad y adaptabilidad. 

 

¿Quieres automatizar tu empresa y sacarle el máximo beneficio?

En BAMA Sistemas ofrecemos a nuestros clientes servicios diferentes tipos de sistemas de automatización industrial que se adaptan a tu empresa y la maquinaria con la que desempeñas tu actividad. Te ayudaremos a identificar posibles problemas o deficiencias para que consigas la ventaja competitiva que necesitas. ¿Hablamos?